Super Mario All Stars (SNES retro review)

Se me ocurren pocas formas mejores de pegar a la pantalla a un jugador que darle lo que más le gusta con un cucharón bien grande. En el caso de Nintendo, la tarea es relativamente sencilla: agarrar al bueno de Mario y agitarlo en el aire, captando unas millones de miradas, para después depositarlo dentro de un cartucho mediante la legendaria técnica de Nintendo: más de lo mismo, pero mejor y más bonito. Por mí, perfecto.

SUPER-MARIO-ALL-STARS-1

En la era de los 16-bit la eterna lucha entre Sega y Nintendo hacía que sus mascotas mantuvieran un intensísimo combate que, finalmente y como ha demostrado la propia historia, ganó un Mario enorme, frente a un Sonic que se desinfló con la llegada de las tres dimensiones y que aún tiene problemas para rehabilitarse como el héroe que fue en su día. Mario supo dar a sus seguidores lo que querían, incluso cuando se jugó el todo por el todo en el mejor paso de sprite a polígono que ha visto esta industria. Super Nintendo tuvo el placer de llevar a un nuevo estrato el concepto de plataformas, con nuevas dinámicas que, en plena sobredósis del género (los había de todos los colores), daban una lección de humildad a todo competidor que le saliera el paso, haciendo de Mario una super estrella sin rival que, hoy día, sigue siendo una garantía y un vende-consolas sin rival a la vista.

SUPER-MARIO-ALL-STARS-2

Imaginad el hype derivado del siguiente anuncio: un único cartucho conteniendo nada menos que las tres primeras partes de la saga Super Mario aparecidas en NES más el famoso Lost Levels que ejercía de segunda parte en tierras niponas (aquí la historia completa); todos ellos actualizados técnicamente y con diversas correcciones menores para limar aún más estas maravillas del ocio electrónico, completando un pack que haría las delicias de todo poseedor de una Super Nintendo. Por supuesto, la acogida fue brutal: tanto los jugadores que habían pasado por alto alguno de estos títulos como los que querían ver los más icónicos títulos de NES en un cómodo y magnífico remaster, se lanzaron a las estanterías para llevarse una copia a casa.

SUPER-MARIO-ALL-STARS-4

Tal fue el éxito que, a no mucho tardar, se sacaron de la manga una reedición que incluía un quinto bien poderoso: Super Mario World; una obra maestra pulida hasta el extremo que, en su salida junto a la consola, tuvo el honor de convertir la llegada del sistema en un tsunami de yenes caminito del bolsillo de Nintendo. El nuevo pack que lo incluía, si bien parecía una tardía e intencionada expansión en favor de vender unas cuantas unidades más del Super Mario World original aprovechando el tirón, también resultaba, al fin y al cabo, una nueva e inmejorable oportunidad para hacerse con horas y horas de plataformeo de primera clase.

SUPER-MARIO-ALL-STARS-3

Para mí, se trata de un imprescindible. La remasterización, lejos de ser un espectáculo visual como pueden serlo otros títulos de la misma consola, es muy superior a lo visto en la NES; con un aumento palpable en la resolución, una paleta de colores mucho más variada y nuevos detalles tanto en el escenario principal como en los fondos para embellecer, más si cabe, el peculiar mundo de Super Mario. Un pack al que recurro muy a menudo a base de emulación para volver a disfrutar, de la mejor manera posible, de estos clasicazos de hace nada menos que dos décadas. Un juego hecho de juegazos. Vamos, un caramelo para los fans que han tratado de recuperar para Wii con una edición especial 25º aniversario, a precio reducido, que no iguala en ningún caso el “pepinazo” que metieron con el original. Irrepetible, literalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Demuestra que eres humano...!!! * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.