DStradamus: En un par de años Facebook habrá perdido el 80% de sus usuarios.

epidemia de facebook

Esto es lo que auguramos desde nuestra redacción planteando en el tiempo este fenómeno como si de una epidemia se tratase. Y no es broma que cada vez más la gente se está dando cuenta que su privacidad se ha visto mermada. Personas que han perdido su empleo, por una imagen a destiempo, una amistad por un comentario desafortunado o incluso los nervios por ese video que nunca debió subirse a la red. A los adolescentes cada vez les hace menos gracia que sus padres estén en la red social.

facebook: Nos vamos de vacaciones!!!

Y es que ahora somos más conscientes que colgar nuestra vida cotidiana, lugar de residencia y periodos de vacaciones en tiempo real no es cosa de niños. Por poner un ejemplo, resulta que hacemos un curso de marketing online o de cupcakes y el día de la “graduación” con emotiva despedida (o durante el desarrollo del mismo curso) todos nos intercambiamos los “facebooks“.

Que bien lo pasamos en el curso de cupcakes.  Nos vemos en facebook

La realidad nos dice que casi con total seguridad no seguiremos en contacto con ninguno de los participantes del curso (si estuviesemos en los 90), pero el muro nos mantendrá informado de los progresos en las vidas de todos y cada uno de ellos. Bodas, la muerte de sus mascotas y familiares, nacimientos, que si empleo mejor, que si coche nuevo, que si casa en las afueras con jardín y piscina, que si mira que joya más maravillosa me ha regalado mi pareja por nuestro aniversario… ¡Error!

petloss

Personas con las que el paso del tiempo hace de barrera de seguridad natural siguen en contacto con nosotros y tienen acceso a nuestro día a día. Y tal vez a ellos en lugar de progresar en su vida, en su trabajo y vida familiar, les va francamente mal, han perdido su empleo, no llegan a fin de mes y están al borde de la desesperación. Alimentar la envidia del resto ostentando en las redes sociales es algo de necios que hacemos sin darnos cuenta. A diario.

Los imposibles

Supuesto primero

¿Os imagináis que al salir del despacho del director de ventas con un despido bajo el brazo estuviesen esperando todos vuestros contactos de facebook para daros un abrazo, hacer un chiste o, simplemente, miraros con cara de pena?

Supuesto segundo

¿Concebís un día que al salir del concesionario con vuestro coche nuevo todos vuestros contactos de facebook estuviesen ahí para manosear, probar, abrir, cerrar, pisar, chascarrillos, bromas y enhorabuenas en, sobre y dentro de vuestra nueva adquisición? Seguro que después de eso, de todo menos nuevo.

La realidad supera a la ficción

Taza de té

Lo que necesitamos en el primer supuesto tal vez sea un abrazo de alguien importante de verdad en nuestra vida y un café o té con palabras de sosiego de esa persona. De esa y no de nuestros vecinos, ni de la compañera de mesa en las prácticas de repostería. ¿Y si te digo que tu casero, al que pagas el alquiler también se ha enterado que ahora no tienes empleo? No lo tenías agregado como amigo, pero sí a su hija con la que te gustaría tener una relación más allá de lo virtual. Se lo dirá a su padre, te pondrá un mensaje de esperanza con un megusta y no seré tremendista, no te van a desahuciar, pero la llamada telefónica de su padre tal vez sea lo que menos necesites en este momento.

Yo tengo bloqueado todo, nadie más lo puede ver…

facebook-security

Eso es lo que crees, ¿verdad? Que bien que has perdido tiempo de tu vida en garantizar que sólo tus amigos sean partícipes de tu tren de vida. ¿Y si te dijera que la semana pasada en una reunión de amigos tu archienemiga me pidió acceso a tu perfil en la red social usando mi cuenta para ver tus progresos, la boda, el vestido a los invitados…? Voy a vender dispositivos para echar pimienta en los ojos de los que miran los perfiles de terceros sin usar su cuenta, y a desarrollar un plugin para integrarlo en facebook. Podrás activarlo en tu perfil de privacidad para que si sucede que cotillean tus cosas usando la clave de otro se quede ciego.

Top-Secret

Dicen que el secreto mejor guardado, es el que no se cuenta. Poner un secreto en la red para luego bloquear el acceso es una incongruencia de base.

Y sí, algunos dirán “mi vida no es ningún secreto”. Bien, pues que agreguen a todos los carnívoros del océano a su red y que publiquen en su estado “dándome un baño de ensueño en Cala Macarella“.

Un poco de ciencia…

Brain

Nuestros cerebros tienen un número límite de relaciones afectivas en el tiempo tal y como dice el antropólogo Robin Dunbar. Forzar la máquina para meter más amigos o para retomar el contacto con personas que tienen que desaparecer de nuestras vidas de forma paulatina y natural no puede ser muy bueno a la larga. Robin Dunbar se inventó un número que lleva su apellido tras su estudio de las relaciones afectivas en primates. Afirma que sólo podemos sostener 150 relaciones al unísono. Focalizar nuestra atención en unos nos hace perder el contacto con otros. Es algo inevitable, ¿no crees?

En definitiva

Hemos pasado de usar un alias (nick) en Internet a usar nuestro nombre completo, confirmar quién es nuestra familia, donde estudiamos, trabajamos y con quien nos acostamos. Mucho cuidado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Demuestra que eres humano...!!! * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.